EAP Latina

Violencia de género en Costa Rica: ¿Qué desafíos enfrentan los líderes de RH?

La situación de violencia de género en Costa Rica ha generado preocupación y alcanzado una cobertura mediática sin precedentes. El incremento en los casos de femicidios y el creciente aumento de la violencia, especialmente por parte de hombres, demandan una acción inmediata y coordinada. 

En las organizaciones, los líderes de RRHH tienen un rol crucial en la creación de entornos laborales seguros y de apoyo entre colaboradores. Actualmente, en este país existe una necesidad puntual de tomar medidas proactivas y enfrentar estos desafíos para contribuir a mejorar la salud mental de los colaboradores y el clima general de los equipos. 

Incremento de femicidios en Costa Rica

En los últimos años, se han incrementado notablemente los casos de femicidios en Costa Rica. Desde que inició el 2024, se han registrado 12 víctimas, y desde 2016, más de 162 menores de edad han perdido a sus madres debido a casos de violencia de género. Es importante destacar que este problema, de acuerdo a lo reportado por la policía local, trasciende clases sociales y afecta a mujeres de todas las edades y contextos.

La gravedad de la situación llevó a un grupo de 22 diputadas de diversos partidos políticos a solicitar al presidente Rodrigo Chaves que declare una emergencia nacional. Este reclamo organizado busca fortalecer la coordinación y aumentar los presupuestos institucionales para combatir el flagelo de los femicidios. 

Como líder de RRHH es crucial observar y estar al tanto de las situaciones de violencia que pueden llegar a desenvolverse en el ámbito privado de los colaboradores. Ofrecer el apoyo necesario no solo puede salvar vidas, sino también promover un ambiente laboral seguro y compasivo, donde todos los empleados se sientan valorados y protegidos.

Salud mental en la población de Costa Rica

A la par del crecimiento de femicidios, recientes estudios sobre salud mental en Costa Rica alertaron sobre un posible sesgo de género que puede relacionarse con los casos de femicidio y hechos de violencia generalizados.

El informe de la Universidad de Costa Rica reveló que solo el 10% de los hombres buscó ayuda profesional para problemas de salud mental en el último año. En contraste, el 22% de las mujeres tomó esta iniciativa. Esta resistencia a buscar ayuda se atribuye a estigmas culturales y a la presión social de mantener una fachada de fortaleza y estabilidad emocional.

De acuerdo al estudio, la falta de manejo adecuado de las emociones entre los hombres se traduce en comportamientos peligrosos y violentos. Además, la violencia de género también pueden ser manifestaciones extremas de este tipo de crisis de salud mental.

Concientización y apoyo en las organizaciones

Ante esta situación, es importante prestar atención a la situación de los colaboradores en las organizaciones de Costa Rica y tomar acción para mitigar problemas sociales y personales que afectan su calidad de vida.

Aquí te damos algunas ideas que puedes aplicar: 

  • Capacitación en manejo de emociones y prevención: Tanto líderes como colaboradores necesitan recibir formación sobre la identificación y prevención de la violencia de género y la importancia de la salud mental. Esto puede incluir talleres y charlas dirigidos por profesionales a través de plataformas e-learning.

  •  Establecer políticas concretas: Las organizaciones deben establecer políticas para prevenir y abordar cualquier forma de violencia o acoso en el lugar de trabajo, y además las mismas deben ser comunicadas de forma clara y recurrente.

  • Fomento de una cultura de apoyo: Promover una cultura donde se normalice buscar ayuda y hablar sobre las emociones puede tener un impacto significativo. Esto incluye la creación de espacios de conversación seguros para que los empleados compartan sus experiencias y preocupaciones sin temor a ser juzgados.

  • Implementación de programas de apoyo integral: pueden ser proporcionados por profesionales de psicología y también de otras áreas como legales o finanzas, que son complementarias para este tipo de problemáticas que suelen replicarse en diferentes aspectos de la vida.

 

La violencia de género y la crisis de salud mental en Costa Rica son problemas urgentes que también se trasladan a otros países de Latinoamérica. Por eso, es clave que las organizaciones comprendan los conflictos sociales del entorno y actúen en consecuencia, acompañados de profesionales capacitados para hacerlo.